Sor Juana Inés de la Cruz: “Los empeños de una casa”; análisis y propuesta didáctica

SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ – “Los empeños de una casa” (1683)
1. ANÁLISIS
  1. Resumen
Jornada I
En Toledo, en casa de la noble dama doña Ana. Es de noche. Doña Ana ha estado enamorada, pero ya no, del galán don Juan, según le confiesa a su criada Celia. Se habían conocido en Madrid y don Juan la ha seguido por amor. Pero Ana se ha enamorado, sin comunicárselo a nadie, de don Carlos, que a su vez ama a doña Leonor, una chica muy bella y muy culta, pues le ha gustado el estudio desde niña. Don Carlos y doña Leonor se fugan de la casa de ella, pero tienen un lance en la calle y muere un hombre. Don Pedro, el hermano de doña Ana, manda a doña Leonor y a don Carlos a que se refugien en su casa mientras pasa el tumulto. Doña Ana no lo sabe, aunque acoge en casa a ambos. Don Juan, que estaba en casa porque lo había metido la criada Celia, requiebra a doña Leonor pensando que es doña Ana; aquella lo rechaza y este se enfada por el maltrato y no lo entiende. Llega don Pedro de Arellano a casa, que está enamorado de doña Leonor. Los esconde separadamente ante la confusión de los presentes. No sabe que su hermana está enamorada de don Carlos. Don Rodrigo, el padre de doña Leonor, con la ayuda de Hernando, su criado, busca a su hija para salvar su honra con un matrimonio rápido de esta con don Carlos, puesto que se quieren. 
Jornada II
Amanece un nuevo día. Don Carlos le confiesa a su criado Castaño (que le ha tirado los tejos, entre gracietas, a Celia) que ha visto a Leonor en esa casa. Pero que Ana le dijo cosas propias de enamoradas. El criado asiente y dice gracietas. Celia, mandada de doña Ana, aparta a don Carlos para que no sea visto por doña Leonor, que también está en la casa y se acaba de levantar. En una habitación escuchan canciones sobre penas de amor doña Ana, su hermano don Pedro y doña Leonor. Aquel requiebra a este sin parar. Doña Ana, aviesamente, hace que don Carlos lo vea a lo lejos, sin poder intervenir, para despertarle celos. Juegan con la expresión “No es tal, Sí es tal”. Don Carlos está corroído por los celos y las dudas. No sabe cómo su amada Leonor acabó también en esa casa. Don Rodrigo llega a casa de don Pedro y le pide ayuda a don Juan para salvar su situación. Don Rodrigo le ruega a don Pedro que se case con su hija, pensando que fue él quien la llevó de casa. Don Juan quiere matar a don Carlos porque piensa que quiere arrebatarle a doña Ana; a duras penas se contiene. Don Pedro da su palabra, sabiendo el error que comete don don Rodrigo, pero ama a doña Leonor y no resiste. Don Carlos escucha la conversación y está muy confuso. Su criado Castaño le aconseja que se enamore de doña Ana, y él no dice que no.
Jornada III
Castaño se disfraza de doña Leonor (tenía sus ropas porque estas se las había entregado la noche antes), y sale de la casa para llevarle un mensaje a don Rodrigo. Se cruza con don Pedro y se prometen (engañosamente, claro está) matrimonio; luego la encierra en una habitación. En otra habitación, a oscuras, se pelean los tres galanes entre sí; doña Ana huye, así como doña Leonor (confundida con doña Ana), que la lleva don Carlos a manos de su padre, don Rodrigo; este vuelve a casa de don Pedro para fijar el matrimonio esa misma noche. Doña Ana se ve atrapada en sus mentiras manipuladoras y decide darle su mano a don Juan, así que quedan listos para el matrimonio. Don Carlos y doña Leonor se siguen queriendo y el padre de ella les da las bendiciones. Don Pedro descubre, ante todos, que le dio la palabra de casamiento a Castaño. Este se quita las ropas que llevaba de doña Leonor y se desvela la burla a don Pedro; este, para salvar su honra, lo echa también a broma y bendice el matrimonio de su hermana. Final feliz, pues.
2) Temas abordados en la comedia
Los temas más importantes abordados en esta comedia son:
-El amor auténtico triunfa a pesar de las dificultades sobrevenidas.
-La imagen de la persona ante los demás es de capital importancia; es la honra; se adquiere despacio y se pierde deprisa.
-La posición social y la situación económica determina el destino de las personas, tanto en un plano material como en otros más teóricos.
-El azar provoca malentendidos, que suelen perjudicar a unos y favorecer a otros aleatoriamente.
3) Apartados temáticos o secciones de contenido
Como toda comedia que sigue la pauta de Lope de Vega, presenta tres jornadas o actos, correspondientes a la división de planteamiento, nudo y desenlace. En la primera jornada se presentan los personajes y el conflicto; en la segunda, se este se va agrandando y se ve adornado con lances y aventuras parciales de todo tipo; en la tercera jornada sigue in crescendo la tensión dramática, hasta desembocar, en los pasos finales, en una solución satisfactoria, positiva y optimista para los involucrados en el conflicto.
4) Personajes
Los personajes son tipos, o estereotipos, de la sociedad barroca española. Así, tenemos:
-Doña Ana: dama de alta cuna, desahogada económicamente, educada y pizpireta. No tiene padres, de ahí que viva con su hermano, don Pedro, de quien depende social y económicamente considerado, en una casa en Toledo, donde se desarrolla la mayor parte de la acción dramática. Es astuta y apasionada, a la vez que práctica. Se enamora y desenamora con bastante rapidez, según sus instintos e intereses.
-Don Pedro de Arellano, hermano de doña Ana: galán rico, poderoso y cabeza visible de la casa. Está enamorado de doña Leonor, pero no es correspondido. Apura sus opciones por todas las vías, incluso mostrando cierta nobleza, pero la realidad es terca y ella no lo quiere. No le queda más remedio que capitular a última hora para salvar su honra.
-Don Carlos: galán enamorado de doña Leonor y perfectamente correspondido. Cumple su papel perfectamente: valiente, algo atrevido y fiel en su pasión amorosa, con ciertos titubeos que no se resuelven hasta el final.
-Doña Leonor: dama de alta alcurnia, apasionada del conocimiento y de los libros, lo que la había hecho famosa. Corresponde a su amado don Carlos y, juntos, huyen de la casa de su padre. Es una mujer que fue independiente, pero el amor la hace más vulnerable. Casi estamos tentados de ver una imagen de sor Juana en ella.
-Don Juan: el tercer galán, perdidamente enamorado de doña Ana, a la que sigue de Madrid a Toledo. Gracias a las argucias de Celia, criada algo interesada y casquivana.
-Don Rodrigo: padre de doña Leonor; ya está metido en años, como él mismo advierte en alguna ocasión, y ya solo espera mantener su honra y vivir en paz. Se ve sometido a una dura prueba con la huida de su hija, pero todo acaba bien.
-Celia: criada de doña Ana. Mujer práctica y algo artera, además de codiciosa. Introdujo a don Juan en casa y luego provoca situaciones que le permitan salir airosa de enredos complicados. Corresponde a Castaño.
-Castaño: criado de don Carlos, tiene un papel más importante de lo que dice su condición social. Muestra desparpajo y chispa irónica, lo que provoca escenas de humor inmediatamente. Se disfraza de doña Leonor para poder salir de la casa. Su plan se va al traste cuando se cruza con don Pedro, ante quien ha de fingir que es ella, y le da palabra de matrimonio. Luego se deshará porque una de las condiciones es que “ella” podría retractarse fuera de casa, cosa que hace.
Son personajes típicos de la comedia de enredo o de “capa y espada”, por los atuendos típicos de los galanes. A veces, despuntan cierta originalidad, sobre todo doña Leonor, pero se atienen a un comportamiento estereotipado y previsible.
5) Lugar y tiempo de la acción dramática
La acción se desarrolla casi en su totalidad en la casa (noble, amplia, con cuadras y jardín) del noble don Pedro de Arellano, que vive con su hermana doña Ana. La escena final, sin embargo, ocurre en la calle, lo que tiene su importancia a efectos argumentales. Aporta también cierta variedad a la comedia. 
El tiempo de la escritura sabemos que corresponde a los años previos a 1683, fecha de la publicación de esta comedia. La acción dramática dura unas doce horas, desde el anochecer de un día hasta el mediodía, aproximadamente, del día siguiente. Es una comedia nocturna, vista desde este ángulo. La representación, como es previsible, alcanza las dos horas aproximadamente.
6) Comentario estilístico
Sor Juana Inés de la Cruz domina la lengua española –junto con sus técnicas poéticas– y la técnica dramática a las mil maravillas. Lo primero que destaca es el dominio de la versificación. Maneja con flexibilidad, soltura y frescura distintas estrofas (sobre todo, el romance, la redondilla y la décima, todas de arte menor). Los personajes se expresan con precisión y propiedad; hablan en verso con una naturalidad pasmosa. El ingenio poético de sor Juana Inés se ve aquí bien patente.
Domina los recursos estilísticos con gran acierto y oportunidad: metáforas, metonimias, comparaciones, paralelismos, repeticiones retóricas, antítesis, ironías, etc. son recursos que abundan muchísimo, sin resultar excesivo. Por ejemplo, en torno a la canción de los músicos, el juego con las expresiones “Sí es tal” y “No es tal” es de una belleza y un acierto totales. Pocas escenas de comedia están tan logradas como esta; se establece un contrapunto feliz entre ambas expresiones y los sentimientos amorosos de los personajes. Aportamos el pasaje en cuestión porque es una delicia de lenguaje y de construcción dramática:
Música.- ¿Cuál es la pena más grave   1455 
que en las penas de amor cabe? 
Voz 1.- El carecer del favor
será la pena mayor,
puesto que es el mayor mal.
Coro 1.- No es tal.                                 1460 
Voz 1.- Sí es tal. 
Coro 1.- ¿Pues cuál es? 
Voz 1.- Son los desvelos
a que ocasionan los celos,
que es un dolor sin igual.
Coro 1.- No es tal.                                 1465 
Voz 1.- Sí es tal. 
Coro 1.- ¿Pues cuál es? 
Voz 1.- Es la impaciencia 
a que ocasiona la ausencia, 
que es un letargo mortal. 
Coro 1.- No es tal.                                 1470 
Voz 1.- Sí es tal. 
Coro 1.- ¿Pues cuál es? 
Voz 1.- Es el cuidado 
con que se goza lo amado, 
que nunca es dicha cabal.                  
Coro 1.- No es tal.                                1475 
Voz 1.- Sí es tal. 
Coro 1.- ¿Pues cuál es? 
Voz 1.- Mayor se infiere 
no gozar a quien me quiere 
cuando es el amor igual. 
Coro 1.- No es tal.                                 1480 
Voz 1.- Sí es tal. 
Coro 1.- Tú, que agora has respondido,
conozco que sólo has sido 
quien las penas de amor sabe. 
Coro 1.- ¿Cuál es la pena más grave      1485 
que en las penas de amor cabe? 
Pedro.- Leonor, la razón primera 
de las que han cantado aquí 
es más fuerte para mí; 
pues si bien se considera                     1490 
es la pena más severa 
que puede dar el amor 
la carencia del favor, 
que es su término fatal. 
Leonor.- No es tal.                              1495 
Pedro.- Sí es tal. 
Ana.- Yo, hermano, de otra opinión 
soy, pues si se llega a ver, 
el mayor mal viene a ser 
una celosa pasión;                             1500 
pues fuera de la razón 
de que del bien se carece, 
con la envidia se padece 
otra pena más mortal. 
Leonor.- No es tal.                              1505 
Ana.- Sí es tal. 
Leonor.- Aunque se halla mi sentido 
para nada, he imaginado 
que el carecer de lo amado 
en amor correspondido;                   1510 
pues con juzgarse querido 
cuando del bien se carece,
 el ansia de gozar crece 
y con ella crece el mal. 
Ana.- No es tal.                                 1515 
Leonor.- Sí es tal. 
Carlos.- ¡Ay Castaño! Yo dijera 
que de amor en los desvelos 
son el mayor mal los celos,
 si a tenerlos me atreviera;             1520 
mas pues quiere Amor que muera, 
muera de sólo temerlos, 
sin llegar a padecerlos, 
pues éste es sobrado mal. 
Castaño.- No es tal.                           1525 
Carlos.- Sí es tal. 
Castaño.- Señor, el mayor pesar 
con que el amor nos baldona, 
es querer una fregona 
y no tener qué la dar;                       1530 
pues si llego a enamorar 
corrido y confuso quedo, 
pues conseguirlo no puedo
 por la falta de caudal. 
Música.- No es tal.                             1535 
Castaño.- Sí es tal. 
Celia.- El dolor más importuno 
que da Amor en sus ensayos, 
es tener doce lacayos 
sin regalarme ninguno,                 1540 
y tener perpetuo ayuno, 
cuando estar harta debiera 
esperando costurera 
los alivios del dedal. 
Música.- No es tal.                         1545 
Celia.- Sí es tal. 
Ana.- Leonor, si no te divierte 
la música, al jardín vamos, 
quizá tu fatiga en él 
se aliviará. 
Leonor.- ¿Qué descanso               1550 
puede tener la que sólo 
tiene por alivio el llanto?
Pedro.- Vamos, divino imposible. 
7) Contextualización
Sor Juana Inés de la Cruz (Neplanta, México, 1648 – Ciudad de México, 1695) es una extraordinaria poetisa, poseedora de un excelente dominio de la lengua española y de las técnicas literarias. Fue una mujer a disgusto con los tiempos que le tocaron porque no podía desarrollar todo su potencial vital y creativo. Abrazó la vida religiosa como mal menor para un ser inteligente, sensible y talentoso. 
Su vocación artística cristalizó en varios poemarios, dramas y varios textos ensayísticos de naturaleza religiosa. Hija de su tiempo, siguiendo el camino de Calderón de la Barca y otros escritores barrocos, adoptó un estilo conceptista, con lo que significa de un uso ingenioso de la lengua: apartamiento del decir común, incorporación de cultismos y latinismos, uso de la mitología y el mundo clásico, búsqueda de una significación oscurecida y sorprendente… En su época se la conoció como “la décima musa”, en un gesto de reconocimiento de su extraordinaria valía literaria. 
Entre sus obras teatrales recordamos con especial gusto Los empeños de una casa (que ahora analizamos) y Amor es más laberinto. Su obra alegórica Primero sueño es de lo más destacado de su poesía. Otra parte de ella fue recogida en el libro del que procede este poema, Inundación castálida…
8) Interpretación
Los empeños de una casa declara en el título, algo ambiguamente, de qué trata: el deseo por realizar algo y la perseverancia por alcanzarlo, en contra de todas las adversidades. Lo que quieren realizar los personajes son sus anhelos amorosos, pero eso no es fácil porque son tres galanes y dos damas, así que uno ha de quedar fuera. La obra, bajo la estela de Calderón de la Barca (a quien se cita elogiosamente en la obra por uno de los personajes), deja entrever mensajes de más profundidad de la mera superficie argumental. 
Todos luchan por alcanzar sus sueños de amor y mantener su honra. Es un juego peligroso, porque un resbalón los manda al desprestigio social irrevocablemente. La mujer se lo jugaba todo en la opinión sobre su virtud que los demás tenían de ella; la virtud, obviamente, dependía de su comportamiento amoroso y sexual; la mínima sospecha de relaciones ilícitas o extramatrimoniales la condenaban al ostracismo, y no solo a ella, sino también a su familia. Ya sabemos que esas faltas se lavaban con sangre, empezando con la de la propia mujer involucrada y siguiendo con la del hombre entrometido. Doña Ana y doña Leonor notan vivamente esa presión, y lo dicen, en tono de lamento. Pero no pueden escapar a ella, de modo que manejan su situación con inteligencia y astucia; y así, ambas salen bien libradas, casadas con los hombres que quieren (no tanto en el caso de doña Ana, pero hace un ejercicio de realismo y se queda con don Juan, puesto que don Carlos es firme en su amor por doña Leonor).
Los hombres también soportan una situación incómoda, pero más llevadera. Al fin y al cabo son los “hombres necios” (expresión que utiliza sor Juana Inés en su famoso poema en redondillas contra la hipocresía masculina, que en este blog ha sido comentado) que han creado y alimentado ese estado de cosas; además, seducir a una mujer provocaba cierta envidia por un sector de la población masculina. Pero también se juegan su honra, directa e indirectamente (tienen madres, hijas, novias y hermanas), como bien sabe y expresa don Rodrigo. Así que, con ese asunto, bromas, las justas. Estos galanes han de jugarse la vida por mantener su imagen pública de valientes y hombres sólidos y de palabra. En esta comedia no se llega al límite, pero lo bordea, en la pelea nocturna en casa de don Pedro, entre este y los otros dos galanes. 
Lances, cuchilladas, confusión, disfraces, medias palabras, ambiguas declaraciones, gestos confusos que dicen y niegan… Estamos ante lo mejor de las comedias de capa y espada. El ritmo es trepidante, como se espera de ella. El español colérico, que diría Lope, es impaciente y no tolera el desarrollo lento o pausado. Sor Juana Inés lo sabe y crea su obra perfectamente ajustada a estos parámetros. Y lo hace estupendamente, pues la lectura nos deja un agradable sabor de originalidad y belleza estética.
9) Valoración
Los empeños de una casa es una magnífica comedia que retrata una sociedad con acierto y mirada crítica. La autora no es complaciente, sino que nos deja entrever su malestar con este estado de cosas. Sin embargo, al fin, ha de acomodarse a los requerimientos de una comedia: lances continuos y final feliz donde el amor triunfa (normalmente, porque aquí don Pedro queda compuesto y sin novia).
El manejo de la lengua es fresco, original y versátil. Los personajes hablan con una propiedad y oportunidad muy elevadas, para satisfacción del lector antiguo y moderno. Esta comedia merece una lectura inteligente, pues su autora la compuso no solo para solaz, sino para la reflexión.
  1. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Las siguientes actividades se pueden realizar de modo individual o en grupo; de manera oral o escrita; en clase o en casa; utilizando medios tradicionales o recursos TIC, según las circunstancias lo aconsejen).
2.1. Comprensión lectora 
1) Resume la comedia (200 palabras, aproximadamente). 
2) Señala su tema principal y los secundarios. 
3) Delimita los apartados temáticos, atendiendo al desarrollo típico de una comedia de “capa y espada”. 
4) Analiza los aspectos métricos y de rima; deduce tres estrofas empleada, si es posible. 
5) ¿Qué tono tiene la pieza: positivo, optimista, esperanzado, o todo lo contrario, áspero y recriminatorio? 
6) Señala las imágenes o recursos estilísticos más importantes que van jalonando los diálogos. 
7) Localiza y explica una docena de recursos estilísticos y cómo crean significado. 
2.2. Interpretación y pensamiento analítico 
1) ¿Qué importancia tiene el amor en esta comedia? 
2) ¿Cómo apreciamos en la pieza la importancia de la honra? Señala a quién afecta su posesión.
3) ¿Dónde percibimos la defensa de la condición femenina? 
4) ¿Cómo se aprecia en el texto la importancia de las casualidades?
5) ¿Existe cualquier tipo de violencia en la obra? Justifica tu respuesta.
6) ¿Cómo apreciamos las diferencias de clases sociales en la pieza?
2.3. Fomento de la creatividad
1) Elabora un poema o texto en prosa que desarrolle un lance o situación como la planteada en la obra, como ha realizado Sor Juana Inés de la Cruz en su poema.
2) Imagina y transcribe una conversación o plática entre la clase y el poeta sor Juana Inés de la Cruz a propósito de su obra y de su vida. 
3) Realiza una exposición sobre sor Juana Inés de la Cruz, su poesía y su tiempo, para ser presentada ante la clase o la comunidad escolar, con ayuda de medios TIC o pósteres, fotografías, pequeña exposición bibliográfica, etc. 
4) Aporta o crea imágenes que sirvan para expresar la importancia de unas relaciones sociales sanas y equilibradas para favorecer el desarrollo personal. Relaciónalo con valores éticos y sentimientos, y destaca cómo afecta a la felicidad de las personas.  
5) Transforma el final de la comedia en un sentido que consideres actual y acorde con tu pensamiento. Puedes cambiar los elementos que consideres necesarios.

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Catedrático de enseñanza secundaria de Lengua Castellana y Literatura en Castilla y León. Doctor en Filología Española por la Universidad de Salamanca. Autor de novelas, cuentos y obras teatrales del ámbito infantil-juvenil. En la actualidad, es asesor de formación en el CFIE de León y profesor asociado en la Universidad de León, área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Dpto. de Filología Hispánica y Clásica. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Actividades prácticas de aula de Lengua y Literatura, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s