Rubén Darío: “Canción de otoño en primavera”; análisis y propuesta didáctica

RUBÉN DARÍO: “CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA (DE CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA, 1905) 
Canción de otoño en primavera 
(1) Juventud, divino tesoro,                      1
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…
(2) Plural ha sido la celeste                     5
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.
(3) Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.                          10
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.
(4) Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,       15
Herodías y Salomé…
(5) Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…              20
(6) Y más consoladora y más
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.
(7) Pues a su continua ternura       25
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía…
(8) En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé…         30
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe…
(9) Juventud, divino tesoro,
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…     35
y a veces lloro sin querer…
(10) Otra juzgó que era mi boca
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.             40
(11) Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;
(12) y de nuestra carne ligera         45
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también…
(13) Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!                50
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer.
(14) ¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas            55
fantasmas de mi corazón.
(15) En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!       60
(16) Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín…
(17) Juventud, divino tesoro,           65
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…
 
(18) ¡Mas es mía el Alba de oro! 
                                      Rubén Darío: Cantos de vida y esperanza (1905) 

 

  1. ANÁLISIS 
  1. Resumen 
El poema “Canción de otoño en primavera” procede del libro Cantos de vida y esperanza (1905). Es el tercer y último gran título de los poemarios de Rubén Darío. Se trata de una poesía reflexiva, pausada e introspectiva. Estas características se manifiestan claramente en el poema que vamos a analizar. 
La primera estrofa, que funcionará de estribillo (se repetirá cuatro veces más a lo largo del poema, cerrándolo), lamenta la pérdida de la juventud, lo que provoca al yo poético sentimientos contradictorios de pena, amargura y tristeza algo descontrolada. La segunda estrofa enuncia que hablara sobre su vida sentimental, que ha sido variada. Primero se enamoró de una mujer dulce y bondadosa, pero dada la timidez del enunciador, la muchacha lo traicionó cruelmente. La segunda mujer de la que se enamoró poseía un carácter pasional y posesivo, hasta el punto que el poeta la abandona porque se sentía ahogado. La tercera mujer de la que se enamoró mostró una gran pasión, pero sin fondo sentimental, de modo que todo terminó pronto. A continuación extiende una mirada contemplativa sobre el resto de mujeres que ha amado, que ahora percibe como fantasmas, recuerdo inestable y motivo poético. Buscó una princesa, idealizada, bella y perfecta, pero nunca apareció. Esto le hace concluir que la vida muestras aristas punzantes y dolorosas. Ya con años encima, reconoce que sigue buscando un amor que lo ilusione. Se cierra el poema como había comenzado, lamentando la pérdida de la juventud y los sentimientos de tristeza contradictoria que le producen. 
 
2. Tema 
El tema del poema se puede enunciar así: recorrido vital del yo poético sobre sus experiencias amorosas bajo el signo contradictorio del fracaso y del deseo simultáneos. Enunciado de otro modo: mirada retrospectiva y reflexiva sobre el amargo itinerario amoroso del yo poético que, sin embargo, no renuncia a encontrar su amor verdadero.  
 
3. Apartados temáticos 
El poema presenta cuatro apartados temáticos o secciones de contenido. En cada una de ellas se modula o matiza el asunto principal. De este modo, tenemos: 
-El primer apartado (estrofas 1-5, vv. 1-20) presenta el tema y cuenta la primera aventura sentimental del yo poético. Se enamoró, da a entender que al modo infantil, de una muchacha de cabello oscuro que lo traicionó inopinadamente. Se cierra esta parte con la estrofa que funciona de estribillo: expresa el lamento por la juventud perdida y su extravío emocional. 
-El segundo apartado abarca las estrofas 6-9 (vv. 21-36); desvela su segunda historia amorosa, con una muchacha dulce y apasionada, pero demasiado absorbente, de modo que se sentía aprisionado, de ahí que la abandone. El estribillo correspondiente cierra esta sección.  
-El tercer apartado (estrofas 10-13, vv. 37-52), resume un escarceo con una chica superficial solo interesada en aspectos externos, por lo que pronto llegó el hastío y el fin. Como antes, la estrofa del estribillo se repite.  
-El cuarto apartado (estrofas 14-17, vv. 53-68) posee un tono recopilatorio; con la expresión “las demás” se refiere al resto de sus aventuras amorosas fracasadas; a pesar de que a veces solo fueron fantasías, al menos le han servido de inspiración poética. Se confiesa solo y amargado, como perdido. La estrofa del estribillo se repite.  
-El quinto y último apartado, coincidente con la estrofa 18, es el más breve, pues está compuesto por un solo verso. En forma de epifonema, el yo poético expresa su esperanza en un futuro luminoso. 
 
4. Aspectos métricos, de rima y estrofa 
La estructura métrica del poema es original y, al mismo tiempo, extraña, lo que está en consonancia con la renovación formal que Darío aportó a la poesía en español. El poema está compuesto de 69 versos eneasílabos agrupados en estrofas de cuatro versos cada una. La rima se repite del siguiente modo: ABAB, con la particularidad que en los versos pares la última palabra es aguda (de modo que sus sílabas se contabilizan como 8 + 1). La estrofa empleada es el serventesio, pero no en endecasílabos, como era lo tradicional, sino en versos de nueve sílabas. Aquí, el poeta nicaragüense innova felizmente. 
Como siempre en la poesía de Rubén Darío, los aspectos musicales del poema son muy importantes. El ritmo melodioso, creado a base de una cuidada y meditada distribución acentual nos permite comprobar cómo el poeta ha utilizado los pies grecolatinos, adaptados al castellano, haciendo equivaler las sílabas largas o breves en tónicas y átonas. Usa de modo variado los pies binarios (yámbico o yambo –sílaba átona más sílaba tónica–; y trocaico o troqueo –sílaba tónica más sílaba átona–) y los ternarios (dactílico o dáctilo –sílaba tónica seguida de dos átonas–; anfibráquico o anfíbraco –sílaba tónica entre dos átonas–; y anapéstico o anapesto –dos sílabas átonas más una tónica–). 
El resultado, como se puede comprobar en una lectura en voz alta, es, sencillamente, maravilloso: una cadencia melodiosa y suave se extiende por todo el poema y convierte la lectura en una melodía, en una canción eufónica, expresiva, dulce y matizada, como ya hemos afirmado de otros poemas de Rubén Darío aquí analizados, como “Salutación del optimista”. 
 
5. Análisis estilístico 
“Canción de otoño en primavera” es un poema equilibrado entre lo lírico y lo narrativo; el yo poético deja ver su interioridad y, al mismo tiempo, cuenta tres historias amorosas de final desgraciado. También muestra un balance entre el optimismo y el pesimismo, entre la amargura y la esperanza y, finalmente, entre la alusión y la elisión de los aspectos sentimentales del yo poético. En primer lugar, conviene fijarse en el título del poema: estamos ante una canción que expresa los anhelos del yo poético, en el otoño de su vida, sobre sus ansias de amor, propio de la primavera. Juega con las dos estaciones para crear una paradoja esencial que luego recorrerá todo el poema: aunque el sujeto enunciador es mayor en edad (otoño), sigue suspirando por amores apasionados, propios de la juventud (primavera). 
La estrofa inicial funcionará como estribillo en el resto del poema, de ahí que se repita cinco veces. En ella emplea una metáfora con elipsis que expresa parte del contenido poético: “juventud, divino tesoro” (v. 1). La exclamación retórica que ocupa el siguiente verso contiene una antítesis que declara muy bien cómo el tiempo pasa y la edad florida huye también: “¡ya te vas para no volver!” (v. 2). Los dos últimos versos de ese serventesio expresan una paradoja doble: “Cuando quiero llorar, no lloro… / y a veces lloro sin querer…” (vv. 3-4); expresa con certeza la confusión de sentimientos y cierto estado de extravío sentimental y existencial.  
Son especialmente significativas las suspensiones que aparecen en los dos últimos versos. Dejan el sentido abierto e inacabado, quizá con cierta esperanza de futuro, como declara la última estrofa del poema. En total, son quince suspensiones las que aparecen en el texto, señal inequívoca de su importancia. Sin duda, es el recurso más importante, al menos desde el punto de vista cuantitativo. En estas suspensiones se contienen las incertidumbres y angustias emocionales y existenciales del yo poético. 
La segunda estrofa comienza en un tono declarativo: el sujeto enunciador admite que su trayectoria sentimental ha sido “plural”, metáfora de variada y no ceñida a una situación o persona. E inmediatamente relata su primer amor; fue con una “dulce niña” (v. 7); obsérvese la metáfora contenida en “dulce”, que pronto entra en antítesis con una realidad llena “de duelo y de aflicción” (v. 8). Expresa claramente cómo ante un entorno doloroso, ese amor fue una isla de felicidad.   
La tercera estrofa expresa, en base a tres metonimias, la belleza externa e interna de esa niña: su mirada, su sonrisa y su cabellera. Las dos primeras se ensalzan a través de dos símiles impecables, de significación positiva y expansiva: “Miraba como el alba pura; / sonreía como una flor” (vv. 9-10). Exaltan la belleza prístina de esa joven, de la que también se destaca su cabellera, aunque ahora con significación más enigmática y negativa, pues está “hecha de noche y de dolor” (v. 12). La joven lleva la marca del sufrimiento, aunque ignoramos su origen y sí podemos prever sus consecuencias. 
La cuarta estrofa da entrada al yo poético de un modo explícito, a través del pronombre  “yo” y el verbo conjugado en primera persona, “era” (v. 13). Expresa muy bien el contraste con “Ella” (v. 14), que se metaforiza como una Salomé bíblica: decapita al hombre que odia, Juan Bautista, sin titubear, para lo que utiliza los sentimientos de su esposo. El amor del enunciador es ingenuo, simple y suave, pues está “hecho de armiño” (v. 15), muy opuesto al de ella, por cierto. La suspensión que cierra la estrofa da a entender el final inevitable y amargo para el sujeto enunciador. A continuación, viene la estrofa del estribillo, que repite el concepto de la juventud como algo muy valioso, pero que pronto pasa, lo que sume al poeta en una perplejidad amarga. 
La sexta estrofa inicia el relato de su segundo amor, que parece el caso contrario del primero. El polisíndeton inicial, con cuatro adjetivos muy explícitos (consoladora, halagadora, expresiva y sensitiva), tres de ellos precedidos del adverbio “más”, expresan la personalidad de esa chica, algo impetuosa y temperamental. 
En la séptima estrofa establece una antítesis significativa entre el “peplo de gasa pura” (v. 27), externo, pues es su vestido, frente a un interior volcánico y apasionado. De nuevo la suspensión final expresa que la situación no podía acabar bien. La octava estrofa aclara las consecuencias de ese carácter tan volcánico y posesivo: “mató” (v. 31) la ilusión del sujeto enunciador; este se dirige a aquel, como si le hablara, para imprimir más dramatismo a la acción. La repetición metaforizada que se observa en “falto de luz, falto de fe…” (v. 32) hace hincapié en la carencia de sentimientos consistentes por parte de ella. La novena estrofa coincide con el estribillo, del que ya conocemos su contenido. 
En la décima estrofa comienza la tercera historia negativa del yo poético. Ahora es una muchacha apasionada y casquivana, solo atenta a los aspectos sensuales, sin pensar en el futuro. Comienza con una metáfora elocuente, al identificar la boca de él con un “estuche de su pasión” (v. 38); animaliza a la joven al identificarla, a base de alusiones, con un ratón que “roería, loca, / con sus dientes el corazón” (vv. 39-40); el sentido degradante queda claro en las dos estrofas siguientes. Varias metáforas nos permiten comprender la superficialidad de esta historia: la chica confundía el futuro, o la “eternidad”, con un simple abrazo o beso (vv. 43-44); del mismo modo, de la “carne ligera” –nótese la metáfora con sinestesia, tan elocuente–, la joven imaginó un “Edén” (v. 46). A continuación, aparecen dos metonimias para expresar la brevedad de los momentos felices y agradables, identificados con la “Primavera” (v. 47). Este final, de nuevo fracasado y triste, dan pie a repetir, en la decimotercera estrofa, el estribillo conocido sobre el final rápido de la juventud. 
La decimoquinta estrofa adquiere una significación generalizante. Comienza con una exclamación retórica, “¡Y las demás!” (v. 53), como para ponderar la cantidad de amadas, que pronto se ven reducidas a “pretextos de mis rimas / fantasmas de mi corazón” (vv. 55-56). Estas dos metáforas declaran muy bien que acaso algunos de estos amoríos solo fueron imaginaciones o ensoñaciones del sujeto enunciador y que, en todo caso, han servido como inspiración poética o como motivo de tormento y pesadillas.  
La decimosexta estrofa adquiere un tono subjetivo y confesional. El sujeto enunciador habla en primera persona para admitir que nunca encontró “a la princesa” (v. 57) de cuento de hadas que estuvo buscando inútilmente. Reconoce acto seguido su fracaso con dos enunciados muy amargos: “La vida es dura. Amarga y pesa” (v. 58) Un adjetivo y dos verbos comprimen a la perfección el sufrimiento existencial que se escondía tras las batallitas amorosas del sujeto enunciador. El cierre de esa estrofa con una exclamación retorica muy contundente declara el fracaso sentimental: “¡Ya no hay princesa que cantar!” (v. 59). Ahí comprendemos que la soledad y el aislamiento son los rasgos emocionales de ese sujeto enunciador. 
La decimoséptima estrofa imprime un quiebro en el discurso poético. El sujeto reconoce que, a pesar de los fracasos y del paso del tiempo (que personifica, adjetivándolo de “terco” (v. 60), pues pasa a pesar de la voluntad del sujeto), su necesidad de amar sigue en pie; lo expresa a través de una elocuente metáfora: “mi sed de amor no tiene fin” (v. 61). Una metonimia, “con el cabello gris” nos indica que el sujeto enunciador ya es un hombre metido en años; una metáfora nos señala que le gustaría encontrar un amor, que nombra como “los rosales del jardín” (v. 63). De nuevo, la suspensión final deja la continuación abierta. La decimoctava estrofa es el estribillo, que ya conocemos. 
La decimonovena y última estrofa del poema es original y muy rupturista respecto del resto del poema. Se trata de un solo verso, en el que se contiene un epifonema, a causa del tono exclamativo, que, a su vez encierra una doble metáfora muy expresiva: el “Alba de oro”, es decir, la confianza y optimismo respecto del futuro, son del yo poético, “son míos” (v. 69). No da por cerrada su trayectoria sentimental y aún espera con ilusión que el tiempo venidero le traiga la felicidad, es decir, la “princesa que estaba triste de esperar”, que estuvo buscando y nunca encontró. 
Como se puede apreciar en esta exposición, no exhaustiva, naturalmente, el poema es muy rico y variado estilísticamente considerado. Rubén Darío ha empleado una muy variada cantidad de procedimientos retóricos para construir un significado lírico de tono subjetivo, intimista y confesional. El acierto en su uso lo declara la armonía compositiva, el equilibrio entre fondo y forma en relación a la significación del poema entero. 
 
6. Contextualización 
Rubén Darío (Metapa, hoy rebautizada como Ciudad Darío en honor y recuerdo del poeta, Nicaragua, 1867 – León, Nicaragua, 1916) es el máximo representante del movimiento literario y artístico conocido como Modernismo; se desarrolló en el mundo hispano entre 1890 y 1920, aproximadamente. En concreto, la publicación de su libro Azul… (1888) en Valparaíso, Chile, se considera el nacimiento o irrupción de tal corriente en las letras españolas. Supuso una renovación interesante del lenguaje poético (métrica, léxico, modos de expresión, etc.) y una aportación importante de temas y símbolos poéticos. Recordemos que la poesía previa de 1860 y décadas posteriores, fuera de los tardorrománticos, era de corte realista, ceñida a asuntos cotidianos, digamos que vulgares, expresada con un lenguaje corriente en formas clásicas que sonaban muy repetidas; Campoamor, Núñez de Arce, etc. 
La propia poesía de Rubén Darío evolucionó desde un estilo más aparatoso y deslumbrante, a tono con temas más intrascendentes, a otro más denso y sobrio, en correspondencia con una poesía de contenido más intimista, existencial, cívico y de tono grave. Muy influido por la poesía francesa, sobre todo la simbolista encarnada en Paul Verlaine, poeta que Darío veneraba, el poeta nicaragüense impulsó los aspectos musicales de la poesía, la importancia de lo sensitivo, el cromatismo, la creación de imágenes con una correspondencia natural muchas veces oculta, etc. Estas notas se pueden advertir en su segundo gran libro Prosas profanas y otros poemas (Buenos Aires, 1896) 
Rubén Darío rescató del olvido metros y léxico antiguos que habían sido arrumbados, como el verso alejandrino y el lenguaje más sofisticado y culto de ámbito poético. La importancia que concede al ritmo, creando poemas con la distribución acentual del latín adaptada al castellano (en base al pie yámbico y trocaico), es una aportación de enorme importancia. 
El poema que estamos analizando, “Canción de otoño en primavera” (en Cantos de vida y esperanza, Madrid, 1905) es una intensa y bellísima composición del poeta nicaragüense. Posee un tono melancólico, intimista y confesional que lo hacen especialmente atractivo. Rubén Darío cuenta su historia sentimental (no sabemos cuánto de real y cuánto de imaginada hay en ella) desde una perspectiva melancólica y amarga, que le ha traído el paso del tiempo. 
La juventud ya ha quedado lejos, de ahí su tristeza, que se ve acentuada porque le gustaría poseer el vigor para poder reverdecer sus escarceos amorosos. Sin embargo, admite que todo eso ya ha quedado lejos y que el saldo final es más bien negativo. Y con todo, aún ansía un nuevo amor, de perspectiva imposible, que lo redima de su soledad y amargura. Podemos ver que estamos ante un poema denso, intimista y de tintes pesimistas, como ocurre en muchas de las composiciones de nuestro poeta en esa época de su vida.  
 
7. Interpretación 
“Canción de otoño en primavera” es un poema hermoso por su intimismo, su armonía, su musicalidad y su contenido equilibrado, a medio camino entre el juego poético intrascendente y la confesión honesta de sus aventuras sentimentales por parte del yo poético y del mismo Rubén Darío.  
El carácter reflexivo y existencial del poema adensa su significación, y le permite transcender la mera anécdota, que no pasaría del cotilleo sentimental. La narración, bien que comprimida, de sus historietas de amor se transcienden cuando, en las estrofas finales, comprendemos que la soledad y la tristeza amarga son sus compañeros. También adquiere peso significativo el conjunto del poema cuando el sujeto enunciador admite que la vida es dura, pesa y amarga el cotidiano vivir. 
Los verbos en presente de indicativo expresan los pensamientos más actuales y atemporales del yo poético. Sin embargo, cuando relata las historias amorosas, recurre a tiempos del pasado. Este juego verbal aporta variedad, frescura y armonía al poema. En este se relatan aventuras, es cierto, pero dentro de un marco de reflexión íntima. 
La disposición del contenido, con el estribillo que se repite cinco veces, y el carácter conclusivo de las tres últimas estrofas largas, junto con la última breve, nos permite visualizar la armonía compositiva y el sólido equilibrio que lo sustenta. El poeta nicaragüense ha empleado una variada y amplia cantidad de procedimientos retóricos para transmitir belleza poética y contenido intimista más bien amargo y triste, a pesar del sesgo final hacia un futuro optimista y abierto.  
 
8. Valoración 
“Canción de otoño en primavera” es una hermosa composición equilibrada y sutil. Rubén Darío decide abrir su corazón, aunque de un modo poético, es decir, para nada es necesaria la confesión puntual y exacta de su trayectoria amorosa. Esa narrativa sentimental se ve teñida de melancolía y tristeza por el paso del tiempo y por los fracasos consecutivos de sus amores (cosa que, en efecto, conocemos de su vida real, con alguna excepción, como la sólida relación que mantuvo con la española Francisca Sánchez). 
El poema presenta también un lado exótico, pues las muchachas retratadas son más bien idealizaciones de caracteres en unos ambientes difusos y lejanos. El poeta ha sabido ajustar las dosis de realismo subjetivo que, en general, suelen ir en detrimento de la poesía y de los valores literarios.   
El efecto musical del poema, unido a la audaz innovación de utilizar serventesios en eneasílabos, es un valor muy positivo y destacado, por su sorpresa y eufonía. Aporta una belleza fónica, por tanto poética, que envuelve al contenido en su conjunto, imprimiéndole un aire musical. Unido a la adjetivación sensitiva, auditiva, cromática y sinestésica, hacen del poema una verdadera joya de la literatura en español. 
 
2. PROPUESTA DIDÁCTICA 
(Estas actividades se pueden desarrollar y realizar de modo oral o escrito, en el aula o en casa, de modo individual o en grupo. Algunas de ellas, sobre todo las creativas, requieren material o herramientas complementarias, como las TIC). 
2.1. Comprensión lectora 
1) Resume el poema (aproximadamente, 100 palabras). 
2) Señala su tema y sus apartados temáticos. Para ello, contesta a la cuestión ¿de qué se habla y cómo se expresa? 
3) Establece la métrica, la rima y la forma estrófica utilizada. 
4) Explica con detalle el significado de la estrofa que funciona de estribillo. 
5) Localiza una docena de recursos estilísticos y explica su eficacia significativa y estética. 
 
2.2. Interpretación y pensamiento analítico 
1) ¿Por qué la juventud es un “divino tesoro”? ¿Sigue en vigor en el poeta? ¿Qué consecuencias tiene? Fíjate en los dos últimos versos del mismo, que expresan una paradoja doble muy significativa. 
2) ¿Qué significan los versos: “En vano busqué la princesa / que estaba triste de esperar”? Localiza las alusiones a los cuentos populares clásicos e interprétalo, respecto de su sentido positivo o negativo, pesimista u optimista, etc. 
3) El último verso encierra el estado de ánimo de cara al futuro: “¡Mas es mía el Alba de oro!”. Explica e interpreta su sentido y ponlo en relación con el resto del poema. 
4) Indica los rasgos de la poesía de Rubén Darío, principal representante del Modernismo en español, perceptibles en este poema. 
 
2.3. Fomento de la creatividad 
1) Documéntate sobre el poeta Rubén Darío y realiza una exposición en la clase con ayuda de medios TIC, creando un póster, etc. 
2) La vida de Rubén Darío fue muy tormentosa y accidentada. Escribe un cuento, o un poema, o una breve obra dramática, que recoja sus hechos principales. Trata de introducir reflexiones del protagonista según lo descubierto en este poema. 
3) Escribe un relato literario basado en el contenido del poema, con personajes concretos y ambientación determinada. Puedes reunir jóvenes hispanoamericanos en torno a una acción, donde manifiestan su opinión sobre el tema del poema, o pasan a la práctica algún proyecto común. 
4) Se puede realizar un recital poético o una declamación de poemas de Rubén Darío, acompañado de imágenes alusivas y música, ante la clase o la comunidad educativa. Ahí se pondrá de manifiesto la enorme hondura expresiva y la gran musicalidad de los poemas de nuestro poeta nicaragüense. 
Anuncios

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Catedrático de enseñanza secundaria de Lengua Castellana y Literatura en Castilla y León. Doctor en Filología Española por la Universidad de Salamanca. Autor de novelas, cuentos y obras teatrales del ámbito infantil-juvenil. En la actualidad, es asesor de formación en el CFIE de León y profesor asociado en la Universidad de León, área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Dpto. de Filología Hispánica y Clásica. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Actividades prácticas de aula de Lengua y Literatura, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s