Gonzalo de Berceo: “Milagros de Nuestra Señora” (`El ladrón devoto´; VI); análisis y propuesta didáctica

GONZALO DE BERCEO: MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA (VI – “El ladrón devoto”)
 a) Versión original
VI- El ladrón devoto
142       Era un ladrón malo          que más querié furtar
que ir a la eglesia          nin a puentes alzar;
sabié de mal porcalzo          su casa governar,
uso malo que priso,          no lo podié dexar.

 

143       Si facié otros males,          esto no lo leemos,
serié mal condempnarlo          por lo que non savemos,
mas abóndenos esto          que dicho vos a vemos,
si ál fizo, perdóneli          Christus en qui creemos.
144       Entre las otras malas,          avié una bondat
que li vahó en cabo          e dioli salvedat;
credié en la Gloriosa          de toda voluntat,
saludávala siempre          contra la su magestat.
145       Si fuesse a furtar,          o a otra locura,
siempre se inclinava          contra la su figura,
dizié «Ave María»          e más de escriptura,
tenié su voluntad          con esto más segura.
146       Como qui en mal anda          en mal á a caer,
oviéronlo con furto          est ladrón a prender;
non ovo nul consejo          con qué se defender,
judgaron que lo fuessen          en la forca poner.
147       Levólo la justicia          pora la crucejada,
do estava la forca          por concejo alzada;
prisiéronli los ojos          con toca bien atada,
alzáronlo de tierra          con soga bien tirada.
148       Alzáronlo de tierra          quanto alzar quisieron,
quantos cerca estavan          por muerto lo tovieron:
si ante lo sopiessen          lo que depués sopieron,
no li ovieran fecho          esso que li fizieron.
149       La Madre glorïosa,          duecha de acorrer,
que suele a sus siervos          ennas cuitas valer,
a esti condempnado          quísoli pro tener,
membróli del servicio          que li solié fer.
150       Metióli so los piedes          do estava colgado
las sus manos preciosas,          tóvolo alleviado:
non se sintió de cosa          ninguna embargado,
non sovo plus vicioso          nunqua nin más pagado.
151       Ende al día terzero          vinieron los parientes,
vinieron los amigos          e los sus connocientes,
vinién por descolgallo          rascados e dolientes,
sedié mejor la cosa          que metién ellos mientes.
152       Trobáronlo con alma          alegre e sin danno,
non serié tan vicioso          si yoguiesse en vanno;
dizié que so los piedes          tenié un tal escanno,
non sintrié mal ninguno          si colgasse un anno.
153       Quando lo entendieron          los que lo enforcaron,
tovieron que el lazo          falsso gelo dexaron;
fueron mal rependidos          que no lo degollaron,
tanto gozarién d’esso          quanto depués gozaron.
154       Fueron en un acuerdo          toda essa mesnada,
que fueron engannados          enna mala lazada,
mas que lo degollassen          con foz o con espada;
por un ladrón non fuesse          tal villa afontada.
155       Fueron por degollarlo          los mancebos más livianos,
con buenos seraniles          grandes e adïanos;
metió Sancta María          entre medio las manos,
fincaron los gorgueros          de la golliella sanos.
156       Quando esto vidieron          que no’l podién nocir,
que la Madre gloriosa          lo querié encobrir,
oviéronse con tanto          del pleito a partir,
hasta que Dios quisiesse          dexáronlo vevir.
157       Dexáronlo en paz          que se fuesse su vía,
ca ellos non querién ir          contra Sancta María,
mejoró en su vida,          partióse de follía:
quando cumplió so corso          murióse de su día.
158       Madre tan pïadosa,          de tal benignidat,
que en buenos e en malos          face su pïadat,
devemos bendicirla          de toda voluntat:
los que la bendissieron          ganaron grand rictat.
159       Las mannas de la Madre          con las d’El que parió
semejan bien calannas          qui bien las connoció;
Él por bonos e malos,          por todos descendió,
Ella, si la rogaron,          a todos acorrió.
Fuente; http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/milagros-de-nuestra-senora–1/html/fedb56be-82b1-11df-acc7-002185ce6064_3.html#I_9_

b) Versión modernizada  

142       Era un ladrón malo          que más quería hurtar
que ir a la iglesia          ni a puentes alzar;
sabía de mala manera          su casa gobernar,
uso malo que tomó,          no lo podía dejar.
143       Si hacía otros males,          esto no lo leemos,
sería mal condenarlo          por lo que non sabemos,
mas conformémonos con esto         que dicho os hemos,
si otro hizo, perdónelo          Cristo en quien creemos.
144       Entre las otras malas,          tenía una bondad
que le valió en cabo          y le dio salvedad;
creía en la Gloriosa          de toda voluntad,
la saludaba siempre          contra la su majestad.
145       Si fuese a hurtar,          o a otra locura,
siempre se inclinaba          frente a su figura,
decía «Ave María»          y más de escritura,
tenía su voluntad          con esto más segura.
146       Como quien mal anda          en mal va a caer,
lo pillaron con hurto          es ladrón a prender;
no tuvo ningún consejo          con qué se defender,
juzgaron que lo fuesen          en la horca poner.
147       Lo llevó la justicia          para la encrucijada,
donde estaba la horca          por concejo alzada;
le tomaron los ojos          con toca bien atada,
lo alzaron de tierra          con soga bien tirada.
148       Lo alzaron de tierra          cuanto alzar quisieron,
cuantos cerca estaban          por muerto lo tuvieron:
si antes lo supiesen          lo que después supieron,
no le hubieran hecho          eso que le hicieron.
149       La Madre gloriosa,          ducha en socorrer,
que suele a sus siervos          en las cuitas valer,
a este condenado          lo quiso en pro tener,
se acordó del servicio          que le solía hacer.
150       Le metió bajo los pies          donde estaba colgado
las sus manos preciosas,          lo tuvo aliviado:
non se sintió de cosa          ninguna molestado,
non estuvo más tranquilo          nunca ni más regalado.
151       Al día tercero          vinieron los parientes,
vinieron los amigos          y los sus conocientes,
venían por descolgarlo          rascados y dolientes,
era la mejor cosa          en que ponían mientes.
152       Lo encontraron con alma          alegre y sin daño,
non estaría tan contento          si disfrutara en vano;
decía que bajo sus pies          tenía un tal escaño,
non sentiría mal ninguno          si colgase un año.
153       Cuando lo entendieron          los que lo colgaron,
pensaron que el lazo          falso se lo dejaron;
fueron mal arrepentidos          que no lo degollaron,
tanto gozarían de eso          cuanto después gozaron.
154       Fueron en un acuerdo          toda esa masa,
que fueron engañados          por la mala lazada,
mas que lo degollasen          con hoz o con espada;
por un ladrón non fuese          tal villa afrentada.
155       Fueron a degollarlo          los mancebos más livianos,
con buenos serraniles          grandes y afilados;
metió Sancta María          entre medio las manos,
quedaron los ropajes          de la garganta sanos.
156       Cuando esto vieron          que no le podían herir,
que la Madre gloriosa          lo quería encubrir,
Tuvieron con tanto          del pleito partir,
hasta que Dios quisiese          lo dejaron vivir.
157       Lo dejaron en paz          que se fuese su vía,
Porque ellos non querían ir          contra Santa María,
mejoró en su vida,          abandonó la folía:
cuando cumplió su curso          se murió de su día.
158       Madre tan piadosa,          de tal benignidad,
que en buenos y en malos          hace su piedad,
debemos bendecirla          con toda voluntad:
los que la bendijeron          ganaron gran rictat.
159       Las mañas de la Madre          con las del que parió
semejan bien calañas          a quien bien las conoció;
Él por buenos y malos,          por todos descendió,
Ella, si le suplicaron,          a todos socorrió.

c) Resumen

(142) Un ladrón malo aficionado al robo no pisaba la iglesia ni ayudaba en las tareas comunitarias; no sabía administrar su casa y, en cuanto se acostumbró a lo malo, ya no lo pudo abandonar.
(143) No sabemos si hacía otras maldades, así que no lo condenaremos por ellas; con lo que sabemos nos conformamos; si realizó más fechorías, que lo perdone Cristo, en quien creemos.
(144) Entre todas sus maldades, tenía una cosa buena, que al fin le sirvió y lo salvó: creía en la Virgen con gran fe. Le rezaba regularmente y le profesaba piadosa devoción.
(145) Cuando iba a robar o a cometer otra tropelía, se inclinaba ante la imagen de la Virgen y le rezaba las oraciones aprendidas; así se sentía más tranquilo.
 (146) Como quien mal anda mal acaba, lo pillaron robando, lo juzgaron, no pudo defenderse y lo condenaron a la horca.
(147)  Lo condujeron al cruce de calles donde estaba la horca instalada por el ayuntamiento; le vendaron los ojos y lo colgaron con una soga.
(148) Le quitaron el apoyo de la base y quedó colgando; lo dieron por muerto; si la gente hubiera sabido lo que después supieron, no hubieran realizado tal acto.
(149) La Virgen, acostumbraba a auxiliar a sus creyentes devotos en los malos momentos, decidió ayudarle tras recordar su devoción por ella.
(150) La Virgen colocó sus manos bajo los pies del ladrón, que quedó a salvo de la horca; no sentía dolor ninguno y estaba tan cómodo como nunca lo había estado.
(151) Al tercer día, se acercaron al ladrón sus amigos, parientes y conocidos para descolgarlo y darle sepultura, pues pensaban que era lo mejor que podían hacer.
 (152) Lo encontraron vivo y contento, sin daño alguno; les dijo que sentía un taburete bajo sus pies tan seguro que podría estar un año colgando sin ningún daño.
 (153) En el momento en que los que habían colgado oyeron lo que pasaba, pensaron habian anudado falsamente la soga que le rodeaba el cuello; se arrepintieron de no haberle cortado la cabeza; así habrían disfrutado de su venganza.
 (154) El pueblo entero acordó que sería mejor decapitarlo, bien con una hoz, bien con una epada, pues no estaban dispuestos a sentirse humillados por un ladrón.
(155) Cuando los jóvenes más insensatos se disponían a degollarlo, la Virgen metió sus manos y los serruchos no pudieron cortarla ni siquiera las ropas de su cuello, con lo que el ladrón quedó sano.
(156) Al ver esto, el pueblo comprendió que la Virgen lo protegía, así que desistieron de sus intenciones. Lo dejaron marchar para que muriese cuando Dios quisiera.
(157) Permitieron que siguiera su camino porque no querían enfrentarse a la Virgen. El ladrón abandonó su locura y murió al finalizar el transcurso de su vida.
(158) La Virgen es una madre piadosa y buena y ayuda a sus devotos; por ello, debemos rezarle con ahínco y perseverancia; los que la adoraron, obtuvieron una gran recompensa.
(159) Las costumbres de la Virgen y de su hijo Jesucristo son bien conocidas de sus devotos. Jesús resucitó por todos nosotros, buenos y manos. Y la Virgen, si se lo pidieron, ayudó a todos a salvar su alma.
1. ANÁLISIS
Gonzalo de Berceo (Berceo, La Rioja, h. 1198 – San Millán de la Cogolla, La Rioja, h. 1264) es el autor más representativo del Mester de Clerecía castellano. Hombre de religión, dotado de un gran talento poético, adoptó las formas, temas y modos de este modelo literario para redactar obras memorables en los albores de la lengua castellana. Fusionó en su persona el oficio eclesiástico, entre cuyas actividades la predicación al pueblo no era asunto menor, y su vocación creativa literaria. Basado en fuentes latinas de distinta procedencia, compuso vidas de santos (hagiografías), relacionados con su entorno monástico: San Millán, Santo Domingo y Santa Oria; también escribió otras obras de doctrina religiosa cristiana y, finalmente, sobre la Virgen. Entre estas se inscribe Milagros de Nuestra Señora (compuesta hacia 1260); recoge o glosa veinticinco intervenciones sobrenaturales de la Virgen María para socorrer a sus devotos en situaciones difíciles, entre las que destaca, por su gravedad, la condenación de su alma a los infiernos.
Antes de pasar al milagro n.º 6, resumamos brevemente las características compositivas y estilísticas del conjunto de la obra:
1)  Berceo compone su obra bajo la fórmula del “mester de clerecía”. Esto implica que, como hombre letrado que era, selecciona temas históricos, filosófico-teológicos y religiosos. Estos asuntos, graves o serios, en sí mismos, denotan la posesión de una cultura superior, desde luego muy por encima de la media.
2) La fórmula métrica es la cuaderna vía o tetrástrofo monorrimo: cuatro versos tetradecasílabos (catorce sílabas), que riman entre sí en consonante; poseen una cesura en el medio que divide el verso en dos hemistiquios; los versos son plenamente isosilábicos. Ajustarse a esta fórmula y sus rigideces era un modo de distinción, por elegancia formal, densidad temática e intención religiosa, del “Mester de juglaría”, literatura más laica, civil, mundana y próxima a las cuitas de la vida cotidiana.
3) La intención didáctica y moral es evidente y eficaz: estamos ante una literatura para enseñar a la feligresía analfabeta aspectos de la religión cristiana y de la historia que contienen altas dosis de guía ética para la vida religiosa de cada cual. En concreto, en Milagros de Nuestra Señora, Berceo trata de fomentar la devoción a la Virgen y de ofrecer pautas para ser un buen cristiano. Ambas intenciones conducen a la salvación del alma, negocio principal de la vida humana en su tránsito terrenal.
4) El uso estilístico del lenguaje es intencionado y constante: el autor, bien conocido, lejos del anonimato y de la autoría más o menos colectiva del “mester de juglaría”, nos deja su nombre y circunstancias. Se complace en hacernos saber su filiación y su dominio retórico de la lengua. Los recursos estilísticos abundan, bien que repetidos frecuentemente, con la intención de aumentar la expresividad y eficacia comunicativa.
5) El discurso poético es ordenado, claro y dirigido a una intención de sentido moral y religioso (si quieres salvar tu pelleja, incluso siendo un pecador contumaz, como muchos de los protagonistas, sé devoto de la Virgen, que ella no te fallará). Se plantea una situación, se desarrolla con cierto pormenor, se alcanza un desenlace inesperadamente positivo gracias a la intervención de la Virgen y se remata con una lección moral práctica, esto es, una moraleja bien explicada, al modo de un predicador desde el púlpito a su feligresía más bien ignara y atribulada por las necesidades de la vida cotidiana.
6) Berceo, buen conocedor de la literatura juglaresca, utiliza muchos recursos propios de esta para captar la atención del oyente. Los más destacados son:
  • Apelación directa a los oyentes con imperativos de verbos de percepción (“Oíd”, escuchad”, “mirad”…) reclamando su interés acerca de la materia narrativa. Los verbos en primera persona del plural (“leemos, sabemos”) refuerzan muy eficazmente los lazos de complicidad entre autor y oyentes.
  • Comparaciones, metáforas y, en general, imágenes, propias de la vida cotidiana del hombre común.
  • Empleo de latinismos, propios de la literatura religiosa y litúrgica, para dotar de cierta gravedad al contenido.
  • Al lado, uso de un léxico común, llano y cotidiano, bien comprensible por el humilde campesino. Del mismo modo, la construcción de la oración es sencilla y llana, para ser comprendida en un solo recitado; viene exigida además por el tipo de estrofa; en cada una de ellas aparecen una o dos oraciones de entendimiento cabal y sencillo.
  • Creación de un ambiente o atmósfera narrativa familiar, comprensible para el oyente común; hoy diríamos que Berceo se esfuerza por contextualizar su discurso al mundo natural y sencillo, aunque duro, de unos oyentes alejados del ambiente letrado.
 Como ya hemos ofrecido un resumen por estrofas, ahora sólo presentamos uno más general: un ladrón contumaz, mal vecino (no ayudaba a las tareas mancomunadas, como levantar o reparar puentes y caminos), era muy devoto de la Virgen. Berceo nos presenta su prendimiento, juzgamiento y ejecución como una acción colectiva, de todo el pueblo. Lo ahorcan, o mejor, lo intentan, pero fracasan sin saber por qué. Chasqueados, los jóvenes, más intrépidos e irreflexivos que los adultos, tratan de cortarle en cuello, pero también fracasan, sin saber por qué. Al fin, comprenden que la Virgen protege al ladrón. Lo dejan marchar por su pie. Éste enmienda su actitud y muere de anciano tras una vida cumplida.
Dejamos la métrica a un lado para evitar la repetición; ya se explicó arriba las características de la cuaderna vía, esa estrofa extrañamente narrativa, musical y apta para relatar con mucha expresividad los sucesos más espectaculares. En la primera estrofa (142) emplea un epíteto expresivo y certero: “ladrón malo”; los oyentes ya se hacían cargo de con quién se las habían esta vez. Acto seguido crea un símil precioso y expresivo: mejor quería robar que ir a la iglesia ni ayudar a levantar puentes. En fin, mal cristiano y peor vecino; ni cumplía con sus deberes religiosos, ni con los civiles.
La estrofa 143 posee una intención comunicativa de creación de lazos entre autor y lectores, por un lado; por otro, desea concederle el beneficio de la duda al protagonista y, de paso, recordar a los oyentes que en Cristo todos tenemos salvación, incluso cayendo en reiterados hechos pecaminosos. También desliza el autor que él no inventa, ni es un juglar fantasioso, pues al afirmar que “esto no lo leemos”, hace saber que se nutre de fuentes escritas. Es un hombre diestro en letras y conocimientos graves, así que merece respeto y credibilidad.
Las estrofas 144 y 145 introducen la cuña doctrinal decisiva explicando una costumbre del dedos largos: el ladrón era gran devoto de la Virgen, constante y respetuoso. Ante ella se inclinaba camino de sus fechorías. No por casualidad repite prácticamente el mismo mensaje en cada estrofa: la devoción sin fisuras del ladrón; al fin, será el motivo de su salvación.
La estrofa 146 es muy bella y está diestramente compuesta. El primer verso es un refrán de uso común (Quien mal anda, mal acaba). Los tres versos siguientes cuentan su prendimiento con tres verbos en pasado en el primer hemistiquio y tres perífrasis verbales de infinitivo en el segundo; los paralelismos y bimembraciones saltan a la vista; y todo para contar: lo pillaron, lo juzgaron y lo condenaron a la horca. Es una estrofa muy económica, perfecta y felizmente ejecutada.
La estrofa 147 es deliciosamente contextualizadora: narra con un detallismo casi morboso cómo lo llevan a la horca en el medio del pueblo, le vendan los ojos y le atan la soga al cuello. La escena debía de ser bastante familiar y Berceo la cuenta como regodeándose un poquito en los preliminares del castigo.
La estrofa 148 es otro hallazgo compositivo muy bello. Lo levantan bien en la horca y lo dejan por muerto. De pronto, introduce, con un golpe de anticipatio, un elemento de intriga inesperada que quiebra la marcha de la narración. Lo dan por muerto, sí, pero…, si los ejecutores hubieran sabido lo que pasó después, no hubieran actuado así. ¿Y qué ocurrió después?, se preguntaría el público oyente. ¡Ah! He aquí el dominio narrativo de Berceo, que insunúa: ya lo sabréis, ahora tengo que seguir contando lo que pasó.
Las estrofas 149 y 150 explican con claridad y didactismo minucioso la intervención de la Virgen. Primero ofrece la lección general: María no abandona nunca a sus devotos. Luego ofrece el relato preciso del milagro: con las manos por debajo, la Virgen sujetaba al condenado, que así no murió asfixiado. En la 150, además, cambia de punto de vista; pasa de ser un narrador omnisciente que observa desde fuera, a ver la acción desde el supuesto ahorcado: estaba la mar de cómodo y relajado en esa posición.
La estrofa 151 también está llena de color local: amigos, conocidos y parientes vienen a descolgarlo para darle sepultura. Es la estrofa donde mejor apreciamos el uso de paralelismos (“vinieron los parientes, vinieron los amigos”) y la bimembración (“rascados y dolientes”). Nótese también el uso metafórico, tan expresivo y vivaz, del adjetivo “rascados”, significando dolidos, amargados, etc.
En la estrofa 152 los hallazgos literarios son muy felices: una metonimia para decirnos que lo hallaron vivo (“con alma”), y luego un adjetivo y una nominalización (“alegre y sin daño”) que expresan plásticamente que el ladrón estaba feliz. El narrador añade: estaba más contento que haciendo sus fechorías. Luego le cede la palabra al condenado (“decía”) y con un símil hiperbolizado les dice a los amigos y parientes que podría estar así un año entero.
La estrofa 153 cambia de personajes e imprime un gran dinamismo: los justicieros se enteraron y su primea reacción es arrepentirse por no haberle cortado la cabeza, que hubiera sido lo más justo y seguro para certificar el castigo. Vemos que el cambio de actores y de sensaciones es total; del paraíso al infierno; del bienestar al fastidio.
En la estrofa 154 Berceo, muy hábil narrador, nos trasmite el pensamiento del pueblo, de la masa, muy cabreada porque el ahorcamiento fallido afectaba a la reputación del pueblo y quedaban por los suelos. Es cierto que hicieron mal el lazo y salió vivo, pero ahora harían las cosas mejor. La contextualización de la que hablábamos se aprecia aquí muy bien; lo degollarían “con hoz o con espada”; un instrumento campesino, propio de las tareas agrícolas, y otro, la espada, asociado a los guerreros y sus tareas bélicas.
La estrofa 155 aumenta la tensión narrativa al máximo e imprime un gran dinamismo narrativo. Ahora el protagonista no es la colectividad; son los jóvenes más acelerados y ligeros de cascos (“mancebos livianos”) los que tratan de cortarle el cuello con un serrucho bien afilado –otro utensilio de la vida diaria-. Pero el milagro se repite: la Virgen interpuso sus manos y no fue posible decapitarlo.
Las estrofas 156 y 157 resuelven el desenlace con rapidez y concisión. Berceo dosifica la materia narrativa con precisión: avanza, escamotea y resuelve la intriga según le conviene para aumentar el interés lector. Como los mozos “livianos” comprendieron que ese ladrón estaba protegido por la Virgen, lo dejaron marchar. El hombre enmendó su vida, que desde ahí fue más ordenada desde que abandonó la “folía”, la locura insensata. Y murió después según la ley natural.
Las dos estrofas finales, la 158 y la 159 repiten el mensaje del principio y en la 159: la Virgen socorre a sus devotos y los salva de sus encrucijadas. A todos nos conviene rezar a la Madre (repite el nombre dos veces) para asegurarnos de su auxilio y poder ir al cielo tras nuestra muerte, que es el sentido de la resurrección de Jesucristo. El mensaje final, de orden moral y religioso, queda así asegurado, casi hasta la machaconería, para que el público que escuchara o leyera el recitado aprendiera la lección.
La lectura detenida de este milagro nos permite descubrir a un Berceo excelente narrador, atento a la composición textual para aumentar el interés lector y vigilante de los rasgos estilísticos y formales propios del “mester de clerecía”; al tiempo, embute con naturalidad la lección moral y religiosa, pues la salvación de la almas no es negocio menor para este clérigo riojano, verdadero hito de la literatura española, como el propio Machado nos recordó en los homenajes de su Campos de Castilla (1912).

2. PROPUESTA DIDÁCTICA  

Se puede trabajar con todo el texto o una parte de él, según el profesor juzgue más conveniente teniendo en cuenta el tiempo, el curso de los alumnos, los objetivos didácticos. Las siguientes sugerencias pretender ser generales y válidas para ambos tipos de textos.
(Estas actividades se pueden desarrollar y realizar de modo oral o escrito, en el aula o en casa, de modo individual o en grupo. Algunas de ellas, sobre todo las creativas, requieren material o herramientas complementarias, como las TIC).
2.1. Comprensión lectora
1) Resume el texto (120 palabras).
2) Caracteriza los personajes que intervienen y fíjate en su condición social y nivel cultural.
3) ¿Dónde vemos aparecer al narrador?
4) Localiza y explica los recursos estilísticos que embellecen el texto.
2.2. Interpretación y desarrollo ensayístico
1) Localiza los rasgos propios del mester de clerecía en este texto.
2) Señala aspectos de la vida cotidiana y real de la Edad Media (materiales, judiciales, culturales, religiosos…) que aparezcan en el texto.
2.3. Actividades de ABP y ABPen
1) Compara el origen del conflicto y su solución con lo que ocurre hoy. Señala semejanzas y diferencias.
2) En la Edad Media se creía en los milagros de naturaleza divina. ¿Ocurre hoy igual? ¿Por qué? ¿Cómo es la mentalidad religiosa de nuestros días respecto de la medieval?
3) La obra tiene una intención didáctico-moral: señala dónde y cómo lo apreciamos.
4) Elabora un escrito valorando el contenido, la forma, la intención y sentido de este texto y de la obra de Gonzalo de Berceo en general.
2.4. Actividad creativa
1) Inventa un cuento, en prosa o en verso, más o menos inspirado en el de Berceo, pero con ambientación contemporánea.

 

 

 

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Catedrático de enseñanza secundaria de Lengua Castellana y Literatura en Castilla y León. Doctor en Filología Española por la Universidad de Salamanca. Autor de novelas, cuentos y obras teatrales del ámbito infantil-juvenil. En la actualidad, es asesor de formación en el CFIE de León y profesor asociado en la Universidad de León, área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Dpto. de Filología Hispánica y Clásica. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Actividades prácticas de aula de Lengua y Literatura, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s